Poder Judicial del Perú Poder Judicial del Perú
  • Directorio
  • Justicia TV
  • Youtube
  • Facebook
  • Twitter
HomeMapa de Sitiocorreo


LAS NACIONES CIVILIZADAS DEBEN CREAR POLÍTICA CONTRA EL CRIMEN INTERNACIONAL

Presidente Villa Stein al inaugurar Cátedra de la Corte Suprema
Vargas Llosa: Que el país no vuelva a caer en dictaduras

 

Con la masiva concurrencia de autoridades de instituciones del servicio de administración de justicia, magistrados de todos los niveles y la comunidad jurídica en general, se desarrolló la primera sesión de la Cátedra de la Corte Suprema de Justicia, que tuvo como expositores al Presidente del Poder Judicial, doctor Javier Villa Stein, y al renombrado escritor Mario Vargas Llosa.

 

Previamente, el Juez Supremo Titular, César San Martín Castro, presentó la Cátedra, y reconoció la firme voluntad del doctor Villa Stein de arriesgarse con esta iniciativa que “sienta las bases para colocar al Poder Judicial en un sitial de discusión, de apertura a lo que significa la cultura, el movimiento jurídico en el país y a la afirmación del derecho y sus valores”.

 

Consideró a Vargas Llosa, como el primer animador de la cultura en el Perú. “Un escritor que tiene ya el reconocimiento nacional y al que los jueces estamos muy atentos a sus puntos de vista. Que discrepemos o no, es otro asunto, pero reconocemos las calidades personales, el profundo conocimiento del país y siempre su línea crítica y abierta que creo que es lo que hay que rescatar siempre y permanentemente”, afirmó.  

 

Luego, el Presidente del Poder Judicial inició las disertaciones con el tema “El Estatuto de Roma como fuente de la Corte Penal Internacional en el marco del Derecho Internacional Público”.

 

En su exposición de 24 minutos, Javier Villa Stein resaltó la importancia del Estatuto de Roma, y dijo que tanto en su parte general, como especial y procesal, garantiza el debido proceso, procedimiento y prueba, y la estabilidad en la consecuencia jurídica, procurando certeza en el juicio de tipicidad y en la pena.

 

Mencionó que el Estado peruano ratificó el Estatuto de Roma el 13 de noviembre del 2001.

 

Derecho Internacional Público

 

Sobre este aspecto, explicó que el fundamento último del Derecho Internacional público, es la paz nacida del orden que intenta ser universal con el propósito de regular la compleja convivencia humana, proscribiendo el uso de la fuerza, salvo en defensa justa y organizada de las comunidades legitimadas, lo que presume una cooperación positiva de los Estados encaminadas a realizar un orden que garantice los derechos vitales de todos los pueblos sobre la base de igualdad de derechos de las naciones grandes o pequeñas.

 

Sostuvo que la comunidad civilizada de naciones, vía los instrumentos internacionales correspondientes, debe crear una política criminal internacional y con ello el catálogo de conductas inaceptables para esa comunidad, con independencia de las nacionalidades de origen de los actores.

 

Puso como ejemplo los delitos de lesa humanidad, terrorismo, crímenes de guerra, contra la paz, piratería, narcotráfico, trata e incluso los ilícitos depredatorias contra la biodiversidad. Dijo sin embargo, que en aras de una justicia universal, no debe sacrificarse el caro principio de legalidad.

Anotó que el Derecho Penal Internacional objetivo es el universo de precedentes históricos, jurisprudenciales y normativos de la comunidad internacional de naciones, reguladora de conductas individuales de los hombres y sus contactos interpersonales con esa comunidad, facilitando con ello la persecución y el juzgamiento de sus infractores con fines de prevención general internacional.

 

Subrayó que lo distintivo del Derecho Penal Internacional no es que operacionalmente se active un mecanismo ad hoc para crímenes muy graves, cuanto que con dicho mecanismo se facilite la persecución y juzgamiento del crimen.

 

El punto es – dijo – que “el crimen grave lo es independientemente de su responsabilidad territorial. Un asesinato es gravísimo independientemente de que se haya perpetrado en el marco de un asunto internacional o uno de índole social interno  y territorial”. 

 

La cultura, reflexión, pasión y poesía

 

A continuación, Mario Vargas Llosa disertó sobre el “Discurso de la Cultura”. Antes de iniciar su amplia exposición, que duró 54 minutos, felicitó al Poder Judicial por la creación de esta Cátedra, y anheló éxitos para esta iniciativa académica. 

 

“La cultura puede ser experimento y reflexión, pensamiento y sueño, pasión y poesía, y una revisión crítica constante y profunda de todas las certidumbres, convicciones, teorías y creencias, pero ella no puede apartarse de la vida real, de la vida verdadera, de la vida vivida, que no es nunca la de los lugares comunes, la del artificio, el sofisma y la frivolidad sin riesgo de desintegrarse”, afirmó el escritor.

 

“Es importante, y nosotros tenemos la obligación moral”, añadió, “de poner nuestro granito de arena para que el país no vuelva a retroceder y caer en dictaduras que tanto daño nos han hecho”.

 

Subrayó también que la estabilidad jurídica en el país es muy importante para la inversión, por lo que destacó que el Estado tiene ahora la función de garantizar el tema de “igualdad y de libre competencia”.

 

Vargas Llosa agradeció al Poder Judicial por permitirle participar de la primera jornada de la Cátedra de la Corte Suprema, donde destacados académicos tocarán diversos temas con el propósito de generar un espacio de permanente reflexión, discusión y debate sobre asuntos nacionales e internacionales.

 

Al final de este acto, en señal de reconocimiento, el doctor Javier Villa Stein, entregó al destacado novelista un plato de plata.  


Fecha de Publicación 25/10/2012



         • CONSEJO EJECUTIVO


        • SALAS SUPREMAS


       • ENLACES DE INTERES   
Av. Paseo de la República S/N Palacio de Justicia, Cercado, Lima - Perú / Teléfono: 410-1010
Copyright © - 2012 Todos los derechos reservados
Recomendado para IExplorer 8 o versiones superiores

Volver Arriba